Después de tanto tiempo ha llegado el momento. Te has planteado casarte e iniciar una nueva etapa en tu relación, pero antes de comenzar con la organización de la boda, deberás hacer la gran pregunta a tu pareja. Con suerte te dirá que si y os pondréis manos a la obra.

¿De dónde viene esta tradición?

La pedida de mano en sí tiene una historia con un trasfondo que, afortunadamente, hoy en día es cada vez menos común y es que, en  la Antigua Roma, todos los derechos que poseía una  mujer los gestionaba su padre y al final era él  quién decidía, bajo una norma conocida como “manus” (que se traduce como mano).

Por eso mismo el novio debía pedir la mano de la novia ante su padre, y si este aceptaba, le cedía todos los derechos que poseía sobre su hija al futuro marido.  No cabe duda que está era una situación en la que se le privaba a la novia del derecho a poder decidir si quiera, si quería casarse con ese pretendiente.  Afortunadamente, con el paso de los años son menos los casos en los que este acto funciona así, aunque en ciertos países sigue pasando.

Llegó el gran momento

El momento de la pedida de mano conlleva mucha carga emocional y nerviosismo para el valiente o la valiente que da el primer paso hacia el matrimonio. Normalmente  se le pide la mano directamente a la novia o novio, y solo en los casos más tradicionales, se sigue presentando ante el padre para pedir su mano.

Existen varios tópicos acerca de la pedida de mano, como que debe ser el hombre quien la haga, con una rodilla en el suelo, un gran anillo de compromiso, etc. Está claro que las cosas han cambiado, las parejas cambian y lo que antes era suficiente hoy puede no serlo.

Ideas para tu pedida de mano

 

1.-Recrea vuestra primera cita:

Esta es una opción para los más sentimentales y nostálgicos, conseguirás viajar en el tiempo y recordar aquel primer momento, vuestro primer beso y todos los momentos especiales que habéis vivido desde entonces.

2.-Involucra a tus amigos y familiares:

Cuéntales tus intenciones a vuestros amigos y familiares, organicen una reunión en la que cada uno de ellos tenga una función en vuestra pedida. Esto lo hará más único y especial y conseguirás hacer participes a tus futuros invitados de tu boda desde el primer momento.

3.-Busca un lugar único:

Indudablemente el entorno en el que pidas la mano de tu pareja puede ayudar a que vuestro recuerdo de ese día sea memorable, por ejemplo en un concierto de su artista favorito, en medio del cine, en un mirador con las vistas de vuestra cuidad como fondo, donde os visteis por primera vez, etc.

4.-Envíale un vídeo:

Si quieres que tus palabras y emociones queden grabadas en su retina y en su móvil para siempre, opta por esta poca común opción y espera su reacción al verlo. Su cara de sorpresa será única.

Cosas a tener en cuenta

Independientemente de  las muchas formas en las que puedes pedirle mano a tu pareja, nunca debemos olvidar que las sorpresas que tengamos pensadas pueden no ser de su agrado, si su personalidad no concuerda con la idea de situaciones inesperadas que le pueden resultar incomodas.

Todo dependerá de lo mucho que conozcas a tu pareja y de las posibilidades con las que cuentes para adaptar ese momento lo máximo posible a vuestro estilo. Es importante recordar que los nervios nunca son buenos consejeros, hay que pensar las cosas detenidamente y planificarlo de tal forma que nuestro objetivo único y principal es que su respuesta sea SÍ.

Dinos como te gustaría pedir la mano de tu pareja o que esta te la pidiera a ti, y en caso de que ya haya pasado, cuéntanos como fue y como os sentisteis en los comentarios.