¿Ya has pensado en cómo será tu boda? Seguro que te has imaginados todos los detalles de ella. En las bodas existe un elemento único y fundamental, que son las alianzas de la ceremonia, con la que la pareja sellará su amor y quedareis unidos en matrimonio.

Tradicionalmente, eran los niños de la familia quienes llevaban las alianzas al altar. Esto solía hacerse con un pequeño cojín o una cajita. La verdad que no se le daba gran importancia al contenedor de los anillos en sí.

Como hemos dicho ya en más de una ocasión, los tiempos cambian y las bodas también. Actualmente se cuida con ganas y mimo cada pequeño detalle de ese gran día, y es que queremos que todo salga perfecto.

Los porta alianzas no iban a ser menos, y es que se ha pasado de el clásico cojín blanco y maravillas creativas como madera grabada, cajas de cristal o bastidores totalmente personalizados, como los que vamos a comentar hoy.

 

¿Qué es un bastidor?

Un bastidor no es otra cosa que un utensilio de costura, compuesto por dos círculos de madera que se sobreponen y aprietan, con el cual se tensa la tela para poder bordarla perfectamente. Ya lo usaban nuestras madres y abuelas desde siempre, pero ahora se le ha dado un uso y protagonismo totalmente diferente.

Es algo muy sencillo, pero a su vez muy versátil. Realmente no pesa casi nada, es muy ligero y las combinaciones que puedes hacer con él son incalculables.

Puedes jugar con la tela de fondo, los colores, las texturas, los adornos  con los que puedes darle tu toque especial. Puedes hacerlos totalmente personalizados e irán acorde a cualquier tipo de temática que hayas pensado para tu boda.

 

¿Qué tipos de bastidores para anillos de boda existen?

 

Esa es una pregunta con una respuesta muy relativa.Hay muchas formas de hacer un bastidor personalizado, todo dependerá siempre del estilo de tu boda, tus gustos y preferencias. Vamos a nombre a continuación tres formas en las que puedes transformar un simple bastidor de costura en el porta alianzas perfecto para tu boda.

 

1.-bastidor bordado

Este tipo de bastidor es el más clásico de todos, pero por eso no deja de tener un encanto especial. Con las puntadas hechas a mano y con la opción de ser totalmente personalizado. Incluso puedes animarte y hacer un DIY. Simplemente aguja e hilo es lo que necesitarás para crear este bastidor. Dedícale tiempo para pensar en el diseño y los colores que quieras utilizar, los que más os representen a ti y tu pareja y manos a la obra.

 

2.-bastidor pintado

Este bastidor es único y se caracteriza porque en vez de bordado en hilo, se hace pintado. Se utilizan pinturas específicas para tela y se crean todo tipo de diseños. Es una obra de arte encerrada en un bastidor.

 

 

Desde los más sencillos diseños a los más complicados, la libertad que te ofrece la pintura te hará plantearte nuevas formas de diseñar tu bastidor. Al igual que el bastidor bordado, puedes hacerlo tú mismo o ponerlo en manos de un profesional.

 

3.-bastidor con nombres en madera

Este tipo de bastidor se utiliza mucho últimamente, y es que es muy visual y llamativo. Normalmente se utiliza una tela de fondo bastante transparente como el tul, la organza o el encaje aunque puede que con algún adorno sencillo. Sobre ella se colocan cuidadosamente las letras grabadas en madera previamente. Suelen ser los nombres de  la pareja, pero no en exclusiva. Puede ser alguna frase significativa para ellos o alguna palabra especial.

Al usar una tela tan fina y transparente debajo se crea un efecto óptico, en el cual parece que las letras de madera están suspendidas en el aire. Este tipo de bastidores suele adornarse con flores, pero no tiene por que contar con ellas exclusivamente.

También pueden mezclarse diferentes elementos entre si, por ejemplo, puede pintarse el fondo de una tela con diferentes colores o diseños y después bordar letras o dibujos sobre ella. Para rematarlo adórnalo con flores preservadas y un pequeño lazo donde irán las alianzas.

 

Grandes recuerdos

 

Este tipo de porta alianzas personalizados formarán parte de los recuerdos de tu gran día, ya que una vez pasada la boda puedes usarlo como un elemento decorativo más en tu casa.

Pasarán a hacer una función completamente diferente de la que tenían al principio, será un recuerdo tangente de la felicidad y todos los buenos momentos que vivisteis tú y tu pareja en el día de tu boda.