Hoy hablaremos de uno de los pilares fundamentales en una boda, las flores.  No cabe dudad de que cuando nos planteamos las organización de tu gran día, hay algunos proveedores que no se pueden pasar por alto y uno de esos son los floristas.

Profesionales que captan tu idea y tratan con el mayor mimo y cariño posible cada detalle, para darle a tu boda ese ambiente que tanto deseas. Son expertos en tendencias, variedades florales y son capaces de crear combinaciones espectaculares para tu gran día.

¿Desde cuándo las flores acompañan las bodas? Realmente no hay una fecha explicita, pero se sabe que en la antigua roma, la novia ya portaba flores en su gran día. Al cabo de unos años, concretamente en la edad media, la función de las flores pasó de ser meramente decorativa, a cubrir una necesidad de aquella época. Concretamente la de ocultar el mal olor que se respiraba en el ambiente, ya que por aquel entonces, la higiene era algo que brillaba por su ausencia. Afortunadamente, con el paso del tiempo se fue adaptando a lo que conocemos hoy en día.

 

Aquí te vamos a dar tres de las muchas razones que hay por las que no pueden faltar las flores en el día de tu boda:

1.- Son un reflejo de tu personalidad:

Actualmente las bodas son cada vez más personalizadas y los novios se suman a la tendencia de expresar su personalidad en todos los detalles posibles de su gran día. Obviamente las flores son un gran aliado para esto, ya que jugando con las diferentes variedades y colores podremos expresar nuestros gustos y preferencias.

 

2.- Son un imprescindible para crear armonía:

Las flores visten tu boda. En todas su variedades y colores. Desde el verde mas frondoso hasta los bouquets más delicados. Todos estos elementos conformarán la armonía de tu boda. Puedes usarlas para darle un marco a todos tus rincones, decoraciones, para la zona de la ceremonia, en los centros de mesa, por no hablar del prendido del novio y tu ramo de novia. Las flores,  el estilo y la gama cromática que utilices en las diferentes estaciones de tu boda crearán una continuidad y una atmósfera que envolverá a tus invitados sin que nada esté fuera de lugar.

 

3.- Son muy versátiles:

Las flores no solo puedes utilizarlas para decorar y crear ambiente en el día de tu boda.  Hay miles de ideas donde poder integrarlas y crear elementos únicos. Desde complementos de tu look como diademas o pulseras hasta la decoración de tu tarta nupcial. Por ejemplo, puedes utilizarlas como regalo para tus invitados. Un regalo no tan común y que del que seguro que tus invitados sacarán provecho puede ser un pequeño macetero con un pequeño saquito de tierra en su interior, rodeado con un lazo de tela de Yuste  sujetando una bolsita con semillas. Definitivamente tendrán un recuerdo de vuestra boda que podrán disfrutar en el tiempo.

 

Si hay una cosa que nos queda clara es que las flores adornan y dan alma a nuestra vida, en todas las ocasiones especiales nos acompañan, y el día de tu boda no iba a ser menos. Expresa tu personalidad y deja que te acompañen en tus mejores momentos a lo largo de tu vida. Todas ellas se pueden adaptar a tus gustos y a tu personalidad para crear el ambiente que siempre has deseado para tu gran día. No dudes en expresarle a tu florista de confianza cual es tú idea y ellos se encargarán de desarrollarla para que todo sea perfecto. Definitivamente, tu boda será única y especial y las flores contribuirán a ello.